sábado, 12 de febrero de 2011

Peace Returns









La verdad que no quiero volver a terapia, pienso que de tanto en tanto uno se puede curar solo. Un libro de autoayuda, música reiki, cero Internet, y caramelos de limón.
Así transcurrió Enero, me siento bastante estable, con ganas de escribir y leer imagenes.
Saque algunas fotos en mi aislamiento, mi hermana dejo una bolsa con ropa que "no va usar nunca mas" y aproveche para hacer saqueo. Encontré el vestido que se ven en foto, un enorme suéter en camel, un pantalón de corderoy con botamanga oxford y un saquito en lana de conejo, yo creía que había hecho la compra de invierno jaja. Me encanta cuando hace eso, cuando pone todo en una bolsa de plástico transparente y lo deja cerca de mi ventana a propósito =D.

p/d: gracias a los que leen.

2 comentarios:

mAr dijo...

Apoyo tu teoría de no precisar de un psicólogo, pero sí de un libro... lo leiste a Bucay?, es bueno! a mí en lo personal me en.can.ta!.- Internet es un maldito vicio, de a poco trato de dejarlo, =P.-
Te mando un beso grande, por cierto necesito algun que otro consejos de zapatos y prendas,para una persona que mide 1.55 jajaja. Cariños!

Agost dijo...

genial, yo no tengo hermanos pero le dono a quien necesite la ropa que ya no uso.
odio con todas mis fuerzas los libros de autoayuda, se me cayó una ídola! no hay una receta para el bienestar, o en todo caso no es la misma para todo el mundo. yo estudio psicología pero hace un montón que no me analizo, la verdad que lo odio...igual reconozco que es necesario, en mi caso y más estudiando lo que estudio. en fin!
no tenés twitter? besos